Informantes: Bartolomé Gasco de la Torre.
Localización: Albanchez de Mágina.

Si hubiera que decidir cuál es la danza más representativa de España, desde luego la jota tendría un buen camino andado para su elección como tal. Aunque tópicamente se la asocia como danza característicamente aragonesa, lo cierto es que en sus múltiples variantes se encuentra presente en todas las latitudes de nuestro país, desde Galicia, donde la llaman brincadeira, hasta Cataluña; desde Canarias, donde aparece como tal (y donde dio lugar a las isas), a Asturias, pasando por Andalucía, donde aparece también en múltiples variantes produciendo, también, un aire nuevo: las alegrías de Cádiz.

En Jaén aparece en múltiples localizaciones, unas veces sola —la mayoría—, y otras acompañada por las seguidillas, que se cantan al comienzo y final de la pieza.

La primera de ellas está recogida en Albanchez de Mágina y, a su ritmo, se entonan incluso historias de viejos pleitos con la vecina Jimena por los eternos problemas de aguas de riego, o coplas de quintos.

A Jódar voy por esparto,
a Jimena por las brevas,
a Bedmar por los cenachos
y a Albanchez por las mozuela.
Sal, salerosa, conmigo mi niña,
sal, salerosa, conmigo a bailar;
sal, salerosa, conmigo mi niña
al Peñón de Gibraltar.
De Jaén salen los tunos,
de La Mancha los ladrones,
de Jimena los caretos
y de Bedmar los panzones.
Sal,salerosa …
El Peñón de Gibraltar
no tiene tantos cañones
como mi moreno tiene
en el pelo caracoles.
Sal, salerosa…

Ver Partitura

[print_gllr id=1185]